Hola a todos,

me llamo José Barcia, hoy da comienzo mi blog y con ello, mi nuevo rumbo, una nueva vida que debería de haber tomado hace mucho tiempo, una vida la cual, es dedicarme profesionalmente a estos locos de cuatro patas llamados perros, y que sé, sin duda, es una de mis tres pasiones que me gratifican y satisfacen en la vida.

Por circunstancias del destino, he tenido que elegir un camino que no quería, un trabajo que no era el mío, una profesión que, aunque estaba muy a gusto, ningún día me ha llenado completamente y ahora, es mi momento, ahora puedo elegir, ahora voy a trabajar por y para ellos, los perros.

Desde que tengo uso de razón, e incluso antes, siempre he estado rodeado de estos bichejos. Todos los días, voy a nuestro kennel para estar con los perretes, y sin darme cuenta, muchos de estos días, me paso horas mirándoles, observando su actitud, su comportamiento, y sobre todo, aprendiendo.  Si os fijáis bien, podéis daros cuenta que sus gestos, sus posiciones y sus interacciones entre ejemplares de la misma especie e incluso con otras, os darán muchísima información de lo que pueden llegar a pensar y hacer. ( Si, ellos si piensan, lo has leído bien).

Aunque casi toda mi vida laboral, ha sido en otro sector que no tiene nada que ver con los animales, años atrás, he realizado cursos para formarme en el mundo del adiestramiento en los que se fundamentan básicamente, que el adiestrador/guía, tiene que ser el macho alfa, el macho dominante, el que manda a cualquier precio, en el que el perro tiene que hacer lo que uno le imponga, porque lo digo yo y punto. Tengo que reconocer que por motivos de estos cursos y de estas personas que nos habían “formado”, estaba tremendamente equivocado. Día a día voy aprendiendo cosas nuevas, informándome e intercambiando opiniones y experiencias sobre el adiestramiento de base, educación, sobre todo en el comportamiento animal, y me he dado cuenta, de que estos métodos de adiestramiento no son idóneos. No hay que castigar ni pegar, sino REORIENTAR Y EDUCAR, este es el camino correcto y único.

Hace unos meses he terminado el curso de Técnico Profesional en Psicología, Educación y Adiestramiento Canino. Este curso me ha llamado la intención al ver más allá de ser un adiestrador dominante y nada comprensivo, teniendo en cuenta otros muchos factores, que sólo el individuo en si. Y junto con el libro Al otro extremo de la correa de Patricia B. McConnel ( 100% recomendable) han sido los dos factores detonantes para tomar la decisión de enfocar mi camino a la especialidad de Terapeuta en el comportamiento animal.

Esta próxima semana comienzo  un curso superior en Etología, Psicología Comparada y Comportamiento Animal. Una vez finalizado éste, seguiré por ese camino.

No quiero extenderme mucho más, dicen los blogueros entendidos en la materia de blogs con éxito, que la primera entrada tiene que tener alrededor de unas 1000 palabras. Si os digo la verdad, no me he puesto a contarlas, (seguro que algún día lo haré por curiosidad). Seguro que habrá alguna expresión rara, os pido mis disculpas, pero es que soy de la Asturias profunda, ahora “afincado y arrejuntado” en Madrid.

Para concluir, tengo que matizar que soy musher desde hace más de 15 años, tenemos 9 perretes de la raza Siberian Husky o derivados de los mismos, (raza la cual, no recomiendo para dueños primerizos, lo digo por muchos motivos en los que hablaré más adelante).

En la actualidad, practicamos este deporte de bichos raros que nos subimos a un trineo o carro tirado por perros, el Mushing. Entrenamos con 8 perretes porque Seña, el abuelo de 14 años, lleva en la jubilación desde hace 3 temporadas.

Y nada, espero que nos veamos pronto, prometo que nuestra primera entrada será más interesante que mi vida. Ya tenemos título para ella:

“Esterilizar o no esterilizar, ésa es la cuestión. De William Shakespeare”.

¿Os parece interesante? Estar atentos, creo que muchos de vosotros estaréis con este dilema como ha estado William Shakespeare.

Por último y no menos importante quiero agradecer y dedicar este blog a mi pareja, por apoyarme e insistirme en que siguiera mis sueños, se que puedo llegar a ser un “pelín” cabezón, pero al final sólo puedo decirte dos cosas, tenías razón og jeg elsker deg. También agradecer a ese pedazo de fotógrafo al cual le robaré un montón de fotos para mi blog y redes sociales, la mayoría de ellas serán suyas, nunca he visto plasmar de tal forma a un animal. Su nombre es Fernando Trabanco, asturiano también de pura cepa.

Si algún día tenéis cualquier pregunta, duda y simplemente queréis intercambiar opiniones, no dudes en contactar por teléfono o por cualquier red social, estaré encantado de hablar con vosotros.

Un fuerte abrazo a todos.

Si tu no puedes hacerlo, HundeVakten lo hará por ti.